Cómo mejorar la accesibilidad en un edificio a personas con movilidad reducida

0
123

Un edificio diseñado para que cualquier persona pueda moverse libremente por él representa un beneficio para el conjunto de la sociedad. La accesibilidad universal es un concepto que cada vez está más de moda en este país.

Sin embargo, aún queda mucho trabajo por delante a este respecto, sobre todo si atendemos al hecho de que apenas un 0,6% de los edificios de viviendas en España cumplen con los criterios de accesibilidad universal.

Rehabitat, la empresa de la accesibilidad

El Grupo Rehabitat es una de las empresas que más claramente está apostando en la actualidad por dotar a sus viviendas y edificios de la máxima accesibilidad. Su principal objetivo es eliminar todas las barreras arquitectónicas y plantear las mejores soluciones incluso en aquellas situaciones de máxima complejidad.

Rehabitat es capaz de transformar un espacio desaprovechado en un lugar con una mayor utilidad en materia de accesibilidad. Escaleras por el exterior, rampas, equipamientos especiales, instalación de ascensores. La solución está en las necesidades específicas que tenga el cliente y en ello trabaja Grupo Rehabitat.

A veces solo es cuestión de modificar un poco el aspecto o de aportar la idea más adecuada para lograr que un espacio sea totalmente accesible para todo el mundo.

Mejoras en la accesibilidad de un edificio

Tanto las personas mayores como las personas con movilidad reducida en general tienen serias dificultades para poder acceder a los diferentes puntos de un edificio. Es por eso que en los últimos años el concepto de accesibilidad en comunidades de vecinos se está tratando de llevar a todos los niveles de nuestra sociedad.

Sin ir más lejos, la Ley General de las Personas con Discapacidad establece que todas las personas tienen derecho a un acceso asequible a su hogar. Pero eso no siempre se cumple así, por lo que hay que introducir mejoras en la accesibilidad de los edificios. A este respecto, hay numerosas soluciones que se pueden plantear.

Una de ellas es la colocación de salvaescaleras para superar barreras arquitectónicas. Estas plataformas se pueden instalar tanto en las zonas comunes de los edificios como en viviendas y exteriores. Generalmente, son aparatos plegables y desmontables para que no ocupen mucho espacio.

Las rampas han sido desde siempre una de las principales soluciones de accesibilidad. No obstante, hay que cumplir con unos parámetros, que se rigen por el Código Técnico de la Edificación, para la construcción de estas rampas. La pendiente máxima de las mismas debe ser del 10% en trayectos menores de 3 metros, del 8% en trayectos de menos de 6 metros y del 6% para el resto de los casos. La anchura, además, ha de tener 1,20 metros como mínimo.

Otra de las soluciones más habituales es la instalación de ascensores . En este sentido, es importante que estos aparatos dispongan de una puerta automática y corredera con un ancho no inferior a 80 centímetros. Además, la cabina debe ser de 1 metro de ancho y 1,25 metros de fondo, contando a su vez con un pasamanos a unos 90 centímetros de altura. Y, por supuesto, han de ser ascensores habilitados para personas con discapacidad.

En la actualidad, no solo podemos encontrar ascensores adaptados en comunidades de vecinos, sino también incluso en viviendas de dos o más plantas. De esta manera, la accesibilidad en el hogar puede resultar la más adecuada.

Por último, sería interesante dotar al edificio de una plataforma elevadora vertical. No obstante, esta opción solo sería válida en aquellos casos en los que no se pudiera instalar un ascensor especial o construir una rampa. Estas plataformas son muy eficientes para superar pequeños desniveles tanto en las zonas comunes de los edificios como en el interior de las viviendas.

La necesidad de concienciar a la población sobre la accesibilidad

Todas estas propuestas, y muchas más, tienen cabida en las soluciones y proyectos que plantea Grupo Rehabitat. El hecho de que los edificios de comunidades de vecinos sean accesibles constituye una necesidad básica para las personas mayores y con discapacidad. De ahí que la concienciación de la necesidad de accesibilidad en la vivienda sea tan importante.

En la actualidad, miles de personas en nuestro país viven prácticamente “encarceladas” o aisladas en sus hogares por no disponer la comunidad de vecinos de los elementos de accesibilidad correspondientes. Revertir este tipo de situaciones va a suponer mejorar la calidad de estas personas.

El tema de la accesibilidad a las personas mayores y con discapacidad no solo ha quedado enfocado en los edificios, sino también en los bienes y servicios.

En definitiva, solo a partir de una mayor concienciación de la situación se podrá incrementar el número de edificios que están totalmente adaptados en materia de accesibilidad universal. Apenas un 0,6% de los casi 10 millones de edificios que hay en España es una cifra que aún resulta un tanto irrisoria.

Dejar respuesta