Con Delta, degustando las mejores rutas vinícolas de EE. UU.

0
197

Delta celebra el Día Nacional del Vino el 25 de mayo invitando a sus clientes a explorar cuatro excepcionales rutas vinícolas en Norteamérica. Con sus servicios directos desde Madrid y Barcelona a Nueva York y Atlanta, y sus conexiones en todo Estados Unidos, Delta puede conectar a los entendidos, así como a los aficionados al vino, con las principales regiones vinícolas estadounidenses.

Mundialmente conocida por sus vinos del Valle de Napa, California es la principal región productora de vino del país, pero otros estados como Virginia, Texas, Oregón y Washington también cuentan con viñedos galardonados. El enoturismo se ha convertido en una forma cada vez más popular de que los viajeros compartan experiencias relacionadas con la cultura del vino: visitar viñedos, asistir a cursos de viticultura, participar en catas y maridajes, explorar museos o simplemente disfrutar del paisaje de estas bellas regiones rurales.

“Los clientes buscan experiencias, y estamos viendo que el enoturismo es una tendencia creciente. Se trata de decidir dónde ir y saber que Delta puede llevarlos allí”, dijo Frederic Schenck, director de ventas de Delta para el sur de Europa. “La experiencia comienza en el momento en que nuestros clientes suben a bordo de nuestros vuelos, donde pueden disfrutar de grandes vinos”, añadió.

Delta siempre ha prestado especial atención a su carta de vinos a bordo, sirviendo grandes marcas. En el último año, la línea aérea ha lanzado elevadas ofertas de vino a bordo con Imagery Estate Winery, dirigida por el galardonado enólogo estadounidense Jamie Benziger, y los vinos Une Femme, elaborados 100 % por mujeres. “La Betty” de Une Femme se presentó el verano pasado como vino espumoso exclusivo para Delta; el vino en lata es un Blanc de Blancs clásico, ligero y versátil con notas de madreselva, azahar y piel de limón Meyer. En Delta One, los clientes pueden disfrutar de “La Fête du Rosé”, una etiqueta premium de rosado procedente del corazón de St. Tropez. Este vino rosa pastel está perfectamente equilibrado con un paladar sedoso de vibrante granadina, fresa y grosella, y termina con una frescura notable.

Delta conecta a sus clientes con algunas de las mejores regiones vinícolas, entre ellas:

California, un clásico que nunca falla
El valle californiano de Napa, a menos de una hora en coche de San Francisco, es una visita obligada para todo amante del vino que se precie. Con la mayor concentración de bodegas de EE. UU., casi 500, Napa ofrece además una gran variedad de vinos y experiencias asociadas, como catas y maridajes. Napa destaca por su Cabernet Sauvignon para los tintos y Chardonnay para los blancos, pero la región también cultiva otras uvas como Pinot Noir, Merlot y Zinfandel Sauvignon Blanc (la auténtica uva californiana) y Chenin Blanc. Mención aparte merece la gastronomía, ya que la región cuenta con una espectacular oferta de restaurantes.
El cercano valle de Sonoma, por su parte, está considerado la cuna de la industria vinícola californiana. El primer viñedo fue plantado en 1823 por frailes españoles y, años más tarde, inmigrantes rusos e italianos extendieron el cultivo por todo el valle. Entre sus variedades destacan la Sauvignon Blanc, la Cabernet Sauvignon y la Zinfandel. En Sonoma hay una gran diversidad para los turistas. Además de bodegas y viñedos, los visitantes pueden encontrar balnearios, restaurantes, actividades al aire libre, campos de golf, centros ecuestres, teatros y mercados. El aeropuerto principal más cercano a Napa y Sonoma es el de San Francisco (SFO). Delta ofrece vuelos a San Francisco desde España (MAD y BCN) vía Nueva York JFK o Atlanta.

Virginia, el secreto mejor guardado
Flanqueada por las montañas Blue Ridge al oeste, la Ruta del Vino de Monticello, cerca de Charlottesville, es una joya única por descubrir que atrae a los amantes del vino más experimentados. Esta región presume de vinos de talla mundial, principalmente Viognier, Cabernet Franc y Petit Verdot, y sus productores se centran en ofrecer enoturismo boutique, con experiencias personalizadas y exclusivas en las que el visitante es atendido por el enólogo en persona. La zona rebosa historia y en sus alrededores se encuentran las casas de tres presidentes de Estados Unidos: Madison, Monroe y Jefferson, cuya mansión de Monticello da nombre a la ruta. Jefferson está considerado el primer amante del vino en EE. UU. e intentó sin éxito producirlo él mismo. El paisaje es también un deleite para los sentidos y la ruta alberga 24 bodegas.
El aeropuerto más cercano a Charlottesville es el de Washington DC. Delta ofrece vuelos a Washington desde España (MAD y BCN) vía Nueva York JFK o Atlanta.

Texas, una agradable sorpresa para el paladar
En el estado de Texas hay muy buenos vinos. La “fiebre” por la elaboración de vino en este estado comenzó en serio en los años 70 y en la actualidad cuenta con 350 bodegas repartidas por su extenso territorio. Las variedades que se producen en el estado son Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Chenin Blanc, Zinfandel y la gallega Albariño, entre otras. Algunas de las zonas y viñedos más destacados se encuentran en Hill Country, la mayor zona vinícola de Texas, Fredericksburg Winery, Llano Estacado Winery, Su Vino Winery, Fall Creek Vineyard o Becker Vineyards. Los enoturistas pueden realizar increíbles catas, maridajes, visitas y bucólicos paseos entre las vides de este emblemático estado.
Para visitar estos viñedos, lo mejor es volar a Houston (IAH). Delta ofrece vuelos a Houston desde España (MAD y BCN) vía Nueva York JFK o Atlanta.

Dejar respuesta