Se inauguró un curso histórico sobre las lenguas de España en la Universidad de Málaga

0
403

Por vez primera, el 11 de enero de 2024 tuvo lugar la primera clase del curso «Las lenguas de España», organizado por los cursos para mayores de 55 años de la Universidad de Málaga e impartido por Don Francisco Carriscondo, profesor de literatura española, así como director y creador de «Lengua y Prensa», que es el mayor archivo de noticias de prensa sobre las lenguas de España.

Es un día histórico por ser, presuntamente, la primera vez que en un curso para mayores de una universidad de España se informe sobre las lenguas de España.

En 1975, el año después de su inauguración oficial, el Instituto Cultural Español de Dublín, Irlanda, incluyó en su programa académico, además del castellano o español, cursos de catalán, gallego y euskera.

Desde 2004, que fundé la Asociación «Diversidad y Convivencia» para la difusión y enseñanza del castellano, catalán, gallego y euskera en Andalucía, he venido solicitando que se puedan estudiar las lenguas cooficiales en las escuelas oficiales de idiomas e institutos de idiomas de las universidades de Andalucía, con carácter voluntario y siempre que exista un número mínimo de alumnos interesados en su estudio, a acordar por la Junta, escuelas o institutos de idiomas.

En 2024, no se puede estudiar catalán, gallego o euskera en ninguna escuela oficial de idiomas de la Junta de Andalucía ni en ningún instituto de idiomas de las universidades andaluzas. Así, idiomas que se pueden hablar en el Congreso de los Diputados (Parlamento y Senado) no se pueden estudiar en casi ninguna escuela oficial de idiomas o instituto de idiomas de las universidades de España.

Desde hace 50 años he venido solicitando y sugiriendo que en todos los centros de enseñanzas primaria y secundaria de España se conmemore anualmente el DÍA DEL PATRIMONIO LINGÜÍSTICO DE ESPAÑA y dedicarlo a informar y explicar a los alumnos los orígenes y diversidad lingüística de España para evitar, si se puede, la utilización de las lenguas con fines ajenos a los que las estudien y hablan.

Sería una forma de contribuir a un mayor conocimiento del patrimonio lingüístico, su diversidad y, posiblemente, facilitar la convivencia entre todos los residentes en España.

Dejar respuesta