El lacrosse o la lucha a contracorriente de los deportes minoritarios

0
62

El lacrosse llegó a España en 2001. Sin embargo, no fue hasta diez años después cuando este deporte comenzó a despuntar. Aún así, actualmente el lacrosse sigue siendo un deporte invisibilizado.

A nivel mundial el lacrosse está reconocido por el Comité Olímpico Internacional y España está reconocida por World Lacrosse y la European Lacrosse Federation; participando en sus competiciones desde 2006. A nivel nacional, el Consejo Superior de Deportes (CSD) español no reconoce al lacrosse como una modalidad deportiva, por lo que tampoco puede llegar a ser federativo.

Pese a que el número de socios de la Asociación Española de Lacrosse haya aumentado considerablemente respecto a la temporada anterior y que los objetivos para la próxima temporada sean positivos, son muchas las trabas que existen por parte del CSD. Para que el lacrosse llegue a ser reconocido se necesitan 500 fichas. Además, también se exige su presencia en mínimo 6 comunidades autónomas y la existencia de 65 clubes. Ahora mismo, el lacrosse es un deporte presente en 9 comunidades y hay constituidos 12 clubes.

Hasta que se logren estos objetivos, este deporte es acogido por la Asociación Española de Lacrosse (AEL). Además de tratarse de una organización sin ánimo de lucro, esta asociación es la encargada de organizar la Liga Española, la Copa de España, así como cursos y talleres por colegios y entre sus atletas para crecer el deporte dentro de nuestras fronteras. Tampoco cuentan con ninguna subvención pública por lo que se financian a través de patrocinios casi imposibles de conseguir dada su escasa visibilidad. Es habitual que los propios jugadores y jugadoras desembolsen entre 3.000€ y 7.000€ por representar a su país en Europeos y Mundiales.

Tanto deportistas como AEL se encuentran en una constante lucha por una mayor visibilidad e igualdad respecto a otros deportes en los que existe una gran financiación. El lacrosse tiene actualmente como objetivo lograr ese reconocimiento por parte del Consejo Superior de Deportes ya que, de esta forma, podrían acceder a becas y ayudas. Una financiación que daría acceso a instalaciones o seguros deportivos, abaratando la práctica del mismo y ampliando así el abanico de posibilidades deportivas a la población.

Dejar respuesta